Tags

Posts relacionados

Compártelo

Los 5 deseos del emprendedor en el 2015

Emprendedor, empresario. No hay empresario que no sea emprendedor, y quien no es de los unos, jamás será de los otros. Es todo un matiz acerca del momento de su proyecto. El empresario emprende a diario. Es su función natural. Empresar no existe. Emprender es ser empresario. Para unos y por lo tanto, para otros, tengo 5 deseos guardados para que puedan llevar a cabo sus proyectos. 5 condiciones básicas para ser, crear, innovar y emprender.

1. Os deseo ideas. Que seais ricos de ideas. De buenas ideas, de las que se pagan, de las que valen dinero. Ideas de las que se plagian e inspiran para hacer nuevos proyectos. La mente abierta y repleta de imaginación.

2. Os deseo ideas, sí. Ideas y ganas de trabajar. Ganas y compromiso, sentido de la responsabilidad, para no dejar las cosas a medias. Compromiso y fuerza de voluntad. Que nadie os pregunté por qué no lo hicisteis. Porque si eso ocurre, es que alguien ya ha pensado por vosotros. La oportunidad de ser un verdadero emprendedor ya ha pasado.

3. Os deseo un equipo, un equipo comprometido. Responsable y colaborador, como lo seréis vosotros. Gente en la que confiar, en la que delegar, con la que estar seguro de que, aquello que está en su mano, saldrá adelante. Sólo no puedes, con amigos, sí.

4. Os deseo un entorno creativo, rico en ideas y abierto a la colaboración. Los productos nuevos no existen, pero los negocios se inventan todos los dias, ofreciendo nuevos servicios, nuevas combinaciones a través  e la infinita paleta de colores que supone la unión de fuerzas diversas.

5. Os deseo un entorno político y legal honrado, fiable, sincero y facilitador. Administraciones que tiendan puentes, faciliten la creación de nuevas oportunidades, fomenten las nuevas ideas, y ayuden al que lo merece.

El deseo es una demostración de buenas intenciones. Es una carta a los reyes magos. Es un regalo para la comunidad, por el beneficio de todos, personalizado en la figura del emprendedor. Al él, sólo le deseo cosas buenas, para que pueda desarrollar su proyecto y su actividad. Estoy lleno de deseos. Pero le pido una cosa, sólo una. Se la pido al que tiene ideas, al que tiene ganas, al que es comprometido, colaborador y socializador. A ese mismo, al que crea riqueza y la distribuye, al que gestiona bienes y equipos humanos, al que trabaja como el que más, junto a los demás. Al que es líder, pero no está sólo, al emprendedor. Y es que, por encima de ser empresario, emprendedor y de emprender, sea, demuestre y se comporte como persona.

Ser persona. Que no se te olvide, emprendedor.