Tags

Posts relacionados

Compártelo

Marketing de experiencias. Marketing All Line.

Hace dos semanas tuve el gusto de impartir una charla en el Aula del Vino de Gran Canaria, donde, entre otros asuntos, hablamos del vino como medio de promoción turística.

He de confesar que resulto una experiencia muy reconfortante, no obstante, los 45 minutos de charla acabaron siendo hora y media pasada, más los encuentros posteriores, lo que me llevo a casi 3 horas de charla con los asistentes.

Uno ya da por hecho que cuando se nombra la palabra marketing en los foros no especializados, se tiende a relacionarnos con vendedores de publicidad y, en el caso del vino, diseñadores de botellas. Bien. Eso es cierto, es parte de nuestro trabajo, y seguramente la parte más vistosa y más fácilmente reconocible de una estrategia de marketing.

Pero claro, vender una sola botella de vino en un mercado con más de 10.000 referencias es ya todo un logro por muy bonita que sea nuestra botella o mucho espacio publicitario que contratemos. Así que hice un desglose en profundidad de la labor del marketing en la definición de un producto, cómo marcar una política de precios, nos elaborar una buena red de distribución y hacer una buena presentación de nuestro producto. Pero esto es suficiente? ¿Con esto conseguiremos vender? ¿Y que nuestro cliente repita?

Leí el otro día un estudio de Accenture que el 41% de los españoles no siente ningún tipo de vinculación hacia sus marcas de referencia. De hecho, el estudio afirma que los consumidores de nuestro país están entre los más exigentes del mundo, los menos leales y los más dados a compartir sus malas experiencias de marca con otros consumidores a través de las redes sociales. Y ahí es donde encontramos un factor determinante en el posicionamiento del mercado. No sólo del vino, o de un destino turístico. De cualquier producto o bien de consumo.

Con la caída del mercado, el consumidor de este país exige más, compara más y utiliza todos los canales a su disposición para ello, especialmente Internet, y además hacerlos con menos recursos.
Hoy dia la eficacia de las estrategias tradicionales para conservar, fidelizar y captar nuevos clientes sufren una dura prueba de estrés, los expertos aconsejan a las empresas crear soluciones a medida para sus clientes. Con la cantidad de estímulos que percibimos al día es difícil captar la atención y la simpatía de nuestros clientes, y requieren siempre de unos medios costosos y de planteamientos y diseño costosos. Sin embargo, “solo el 24% de los encuestados siente que sus proveedores les proporcionan experiencias personalizadas.”

Viajes y turismo, banca comercial y seguros de vida son los sectores que parecen haber avanzado más en este aspecto, según el análisis de la consultora Accenture. De media, los consumidores utilizan entre cinco y seis canales para conocer y seleccionar a sus proveedores: sitios web corporativos (71%9, webs especializadas, de noticias o comparadores (63%), Facebook y Twitter (47%)
El estudio concluye que el 31% de los consumidores se basa en comentarios publicados por conocidos. Los comentarios positivos y negativos en las redes sociales repercuten en las decisiones de compra del 28%.
Es el momento de ponernos las pilas y establecer una estrategia de verdad, una estrategia de marketing ALL LINE que ayude a crear experiencias de nuestro producto e incentivar su comunicación tanto en medios tradicionales como en los nuevos on line. Comunicar, compartir, convencer y fidelizar para crear un amor a los colores, un veradero sentimiento de simpatía hacia nuestra marca. Abramos bien los ojos, estemos bien atentos. No vale con hacer lo de siempre, ni vender lo mismo que los demás. Hoy tienes que correr más para llegar al mismo sitio. Comunicar, comunicar, comunicar. Es la hora del marketing on line.